Cerrar
Seleccione el país/Encuentre la web Coloplast del país
Login a Zona Restringida para Profesionales de la Salud

Valoración del paciente y de la herida

La cicatrización de la herida está influenciada por la salud general del paciente, de modo que es crucial una evaluación integral del mismo, cuando se planifique y se evalúe el tratamiento de una lesión. Obtenga más información de la valoración de heridas

Valoración del paciente

Cuando valore a un paciente y realice el informe, asegúrese de anotar lo siguiente: 

  • Historia clínica completa como diabetes, enfermedades vasculares, sistema inmunológico comprometido, trastornos del tejido conectivo y alergias
  • Medicación
  • Estado nutricional
  • Estilo de vida, por ejemplo hábitos de consumo de tabaco y alcohol o movilidad reducida
  • Problemas psicológicos 
  • Calidad de vida 

 

Valoración de heridas

El diagnóstico de la causa subyacente es una parte esencial de la evaluación de la herida, y sólo puede tratar la herida cuando la etiología se haya determinado. También será necesario evaluar el lecho de la herida y la piel circundante. Después de realizar estas evaluaciones, usted puede seleccionar el mejor apósito. 

 

Registro de la herida

Cuando evalúe y realice el informe de una herida, tendrá que anotar lo siguiente:

  • Ubicación, tamaño y tipo de heridas
  • Características del lecho de la herida, como tejido necrótico, tejido de granulación e infección
  • Olor y exudado (ninguno, bajo, moderado, alto)
  • Condición de la piel circundante (normal, edematosa, blanca, brillante, cálida, roja, seca, escamosa, delgada)
  • Signos clínicos de infección de herida (retraso en la cicatrización, olor, tejido de granulación anormal, aumento del dolor de la herida y/o exudado excesivo)
  • Dolor de la herida (ubicación del dolor, duración del dolor, intensidad del dolor, nociceptivo o neuropático).
Cerrar

Tipos de heridas

Úlceras vasculares Cuatro de cada diez heridas crónicas son úlceras venosas. Obtenga más información acerca de los tipos de úlceras vasculares y sus opciones de tratamiento

Referencias

1. Fogh et al. Wound Repair and Regeneration 2012;20: 815-821

2. Gottrup et al. Wound  Repair and Regeneration 2008;6:615-25

3. Palao I Domenech et al. Journal of Wound Care 2008;17(8):342-48

Los tres tipos más comunes de úlceras vasculares son:

  • Úlceras venosas (70%)
  • Úlceras arteriales (10%) 
  • Úlceras mixtas (10% al 15%) 


Úlceras venosas

Las úlceras venosas son provocadas ya sea por disfunción de las válvulas venosas o el bombeo inadecuado del músculo de la pantorrilla. En ambos casos, la sangre no regresa suficientemente al corazón. Esto conduce a una mayor presión venosa que puede provocar edema. Y el aumento del nivel de líquido entre las células puede producir la muerte celular derivando así en úlceras. Por este motivo la terapia de compresión es una parte esencial del tratamiento de las úlceras venosas.

 

Signos típicos:

  • Forma irregular
  • Pigmentación marrón en al área de la piel periulceral (a menudo con eccema)
  • Pulso normal en el pie

Con frecuencia las úlceras venosas duelen, especialmente durante el día. La elevación de la pierna puede aliviar en parte el dolor.

úlcera de la pierna

 

Úlceras arteriales

Las úlceras arteriales son provocadas por el suministro insuficiente de sangre a la pierna o pies debido a arteriosclerosis. La afección reduce el suministro de oxígeno y los nutrientes a las células, lo que produce la muerte del tejido y, posiblemente, una úlcera.
Los pacientes con úlceras arteriales no deben tratarse con terapia de compresión, pero a menudo se tendrán que realizar una cirugía vascular.

 

Signos típicos:

  • Forma bastante regular
  • Piel periulceral pálida y atrófica
  • Pulso débil en el pie 

Las úlceras arteriales pueden ser muy dolorosas, especialmente durante el descanso.


Úlceras mixtas 

Las úlceras mixtas venosas y arteriales son úlceras provocadas tanto por enfermedad venosa como arterial. La mayoría de los pacientes con diagnóstico de úlceras mixtas tienen úlceras de origen venoso que, con el tiempo, desarrollan insuficiencia arterial.


Necesidades de tratamiento

Las úlceras venosas normalmente se tratan con terapia de compresión graduada. No obstante, no todos los pacientes pueden tolerar la compresión total. Es probable que las úlceras de etiología mixta requieran un nivel reducido de compresión. Las úlceras arteriales no deben tratarse con terapia de compresión.

Los apósitos para el tratamiento de úlceras vasculares deben ofrecer una absorción superior y características que les permitan absorber y retener el exudado debajo de los vendajes de compresión (úlceras venosas de la pierna). Los apósitos indicados incluyen Apósitos Hidropoliméricos.

Los apósitos que liberan plata pueden ayudar a prevenir o resolver la infección de la herida.
Si la herida duele, un apósito de espuma con ibuprofeno como Biatain Ibu es una buena opción. El uso de Biatain Ibu para úlceras vasculares está respaldado por varios estudios controlados aleatorizados (1-3).

Cerrar
Úlceras de pie diabético Las infecciones de las úlceras de pie diabético aumentan 155 veces el riesgo de amputación (1). Obtenga más información acerca de sus causas y las opciones de tratamiento disponibles.

Referencias

1. Lavery et al. Diabetes Care 2006;29(6):1288–93 2

Es probable que hasta el 15% de los diabéticos desarrollen una úlcera de pie en algún momento de sus vidas. Las úlceras por diabetes tienen un impacto negativo considerable en la vida de los pacientes, y son altamente susceptibles a infección que con mucha frecuencia deriva en amputación. Esto hace que el control de la infección sea de VITAL importancia en el manejo de las úlceras de pie diabético. 

El manejo con éxito de una úlcera de pie diabético requiere una valoración integral de la herida: su causa, evolución, riesgo y tratamiento.

Las causas principales de las úlceras de pie diabético son: 

  • Neuropatía
  • Suministro de sangre insuficiente (isquemia)

Neuropatía

úlcera del pie neuropático

La neuropatía es la afección más común del pie diabético y es provocada por daños en los nervios de las extremidades inferiores. La afección es permanente y puede conducir a pérdida de la sensibilidad, que aumenta el riesgo de lesiones accidentales. El tratamiento incluye la atención de los pies, el autocuidado y calzado a medida. 

 


Suministro de sangre insuficiente (isquemia)

Úlcera del pie isquémico

Una afección muy grave, la isquemia, es la razón principal de las amputaciones. La isquemia es provocada por el deterioro de la circulación, que puede deberse a arteriosclerosis u oclusión del vaso sanguíneo. El deterioro de la circulación produce reducción del pulso –el pie está frío y azul– y ésto deriva en la muerte del tejido y la aparición de una úlcera. Es posible que su paciente necesite cirugía vascular. 

 

Infección

Úlcera del pie infectado

La diabetes puede disminuir la capacidad del cuerpo para combatir la infección. El pie diabético es más suceptible a la infección, y una vez instaurada, es más dificil combatirla por el exceso de glucosa en sangre. De modo que es crucial que evalúe al paciente con regularidad para prevenir y responder rápidamente en caso de infecciones.

 

Necesidades de tratamiento


Descargue nuestros consejos para prevenir, evaluar y tratar las úlceras de pie diabético:

Úlceras de pie diabético, prevención y tratamiento: Una guía rápida de Coloplast (pdf).

Cerrar
Úlceras por presión Las úlceras por presión son responsables del aumento de mortalidad, requieren prevención y un tratamiento oportuno y efectivo. Obtenga más información acerca de la valoración y el tratamiento de las úlceras por presión

Referencias

1. Brem and Lyder. The American Journal of Surgery 2004;188:9S–17S

2.  NPUAP-EPUAP Pressure Ulcer Prevention, Quick Reference Guide, 2010.

3.  NPUAP-EPUAP Pressure Ulcer Treatment, Quick reference guide, 2009.

4. Gottrup et al. Wound  Repair and Regeneration 2008;6:615-25

5. Palao I Domenech et al. Journal of Wound Care 2008;17(8):342-48

6. Fogh et al. Wound Repair and Regeneration 2012;20: 815-821

Una úlcera por presión (úlcera decúbito) es una lesión localizada en la piel y/o el tejido circundante, usualmente sobre una prominencia ósea. Este tipo de úlcera es el resultado de presión, o presión en combinación con cizallamiento (2). La presión previene la circulación adecuada de la sangre, y produce la muerte celular, la necrosis del tejido y el desarrollo de úlceras. Los usuarios de sillas de ruedas o las personas encamadas (por ejemplo, después de una cirugía o una lesión) están especialmente en riesgo.

 

Causa importante de morbilidad

Las úlceras por presión son una causa importante de morbilidad y mortalidad, especialmente para las personas con deterioro sensorial, inmovilidad prolongada o edad avanzada. Los lugares más comunes de úlceras por presión son las prominencias óseas, como codos, talones, tobillos, hombros, espalda y parte posterior de la cabeza.

 

Clasificación

Las úlceras por presión se clasifican de acuerdo al grado de daño observado en el tejido. En 2009 el panel de asesoramiento EPUAP-NPUAP acordó la existencia de cuatro niveles de lesiones (3):

 

Categoría/Grado I: Eritema

Úlcera por presión Categoría/Etapa I: Enrojecimiento no blanqueable de piel intacta

Nalgas, Grado I, Derechos de NPUAP & usado con permiso.

Piel intacta con eritema que no cede a la presión de un área localizada, usualmente sobre una prominencia ósea. También pueden presentarse decoloración de la piel, calor, edema, endurecimiento o dolor. La piel con pigmentación oscura puede no ceder a la presión del dedo.


Categoría/Grado II: Pérdida parcial del grosor de la piel o ampolla

Úlcera por presión Categoría/Etapa II: Pérdida parcial del grosor de la piel o ampolla

Nalgas, Grado II, Derechos de NPUAP & usado con permiso.
Pérdida parcial del grosor de la dermis que se presenta como una úlcera abierta poco profunda con el lecho de la herida de color rojo-rosado, sin desprendimiento. También puede presentarse como una ampolla intacta o abierta/rota con relleno sérico o relleno sérico-hemorrágico.

 

Categoría/Grado III: Pérdida total del grosor de la piel (grasa visible)

Úlcera por presión Categoría/Etapa III: Pérdida total del grosor de la piel (grasa visible)

Isquio, Grado III, Derechos de NPUAP & usado con permiso.

Pérdida total del grosor del tejido. Puede haber grasa subcutánea visible, pero sin exposición del hueso, tendón o músculo. Puede incluir tunelizaciones y la formación de escaras.

 

Categoría/Grado IV: Pérdida total del grosor del tejido (músculo/hueso visible)

Úlcera por presión Categoría/Etapa IV: Pérdida total del grosor del tejido (músculo/hueso visible) 

Úlcera sacrocoxígea, Grado IV, Derechos de NPUAP & usado con permiso.

Pérdida total del grosor del tejido con exposición de hueso, tendón o músculo. Puede haber desprendimiento o escaras. A menudo incluye tunelización.


Necesidades de tratamiento (2,3)

  • La presión debe aliviarse o eliminarse mediante las medidas adecuadas.
  • El cuidado de la herida debe optimizarse mediante:
  1. Desbridamiento del tejido necrótico
  2. Limpieza de la herida y la piel circundante
  3. Uso de apósitos adecuados para la cura en ambiente húmedo

Los apósitos apropiados para úlceras por presión son apósitos de espuma o alginato con absorción superior y propiedades de manejo del exudado, como Apósitos Hidropoliméricos o apósitos de espuma. Un apósito que libera plata, puede ayudar a prevenir o resolver la infección de la herida.

Si la herida duele, los apósitos de espuma de cura en ambiente húmedo con ibuprofeno como Biatain Ibu, son una buena opción. El uso de Biatain Ibu está respaldado por varios estudios controlados aleatorizados. (4-6)

 

Descargue nuestros consejos para prevenir, valuar y tratar las úlceras por presión:

Úlceras por presión, prevención y tratamiento: Una guía rápida de Coloplast (pdf)

Cerrar
Heridas agudas Las heridas agudas deben tratarse cuanto antes para detener la hemorragia y proteger el tejido. Continúe leyendo para obtener más información acerca del manejo de las heridas agudas para una cicatrización más rápida

Referencias

1. Enoch and Price 2004. (http://www.worldwidewounds.com/2004/august/Enoch/Pathophysiology-Of-Healing.html)

2.Winter. Nature  1962;193:293

3. Winter. Journal of Tissue Viability 2006;16(2):20-23

Una herida aguda es una lesión que presenta una ruptura de la piel y a veces del tejido. Las heridas agudas se clasifican en dos tipos principales:

  • Heridas traumáticas agudas, como abrasiones, laceraciones, penetraciones o mordeduras y quemaduras
  • Heridas quirúrgicas agudas resultado de incisiones quirúrgicas

herida aguda

 

Heridas agudas, signos y síntomas

  • Un corte o desgarro en la piel
  • Hemorragia, inflamación, dolor y/o dificultad para mover el área afectada
  • Puede haber suciedad u objetos extraños dentro de la herida
  • El exudado es por lo general transparente

Necesidades de tratamiento

Las heridas agudas grandes o profundas con hemorragia profusa necesitan atención médica aguda para detener la hemorragia y controlar el daño a los órganos o tejidos vitales.

Se deben retirar los objetos extraños de la herida y desbridar el tejido necrótico, ya que puede funcionar como base para infección y retrasar la cicatrización de la herida. Puede resultar útil limpiar la herida con agua limpia o antisépticos.

La producción de exudado es parte del proceso de cicatrización natural de la herida (1), pero es necesario manejar el exudado adecuadamente. Los niveles de exudado son a menudo altos durante la fase inflamatoria de la cicatrización de la herida, y las fugas de exudado debajo del apósito pueden dañar la piel perilesional. El exudado de la herida debe absorberse y manejarse con un apósito con propiedades de cura en ambiente húmedo. Así se favorece el proceso de cicatrización y se reduce la formación de cicatrices. (2-3)

Con los cuidados necesarios, las heridas agudas más pequeñas normalmente se cerrarán en días o semanas dependiendo de su tamaño, profundidad y lugar.

Los apósitos adecuados para heridas agudas son aquellos con absorción superior que favorecen la cura en ambiente de cura húmeda. Consulte nuestra sección de apósitos. Si la herida es dolorosa, se puede usar Biatain Ibu. Cuando hay infección, las opciones adecuadas son Apósitos Hidropoliméricos con Plata.

 

 

¿Por qué algunas heridas agudas se vuelven crónicas?

Si una persona tiene una insuficiencia que involucra al sistema circulatorio y/o la respuesta inmunitaria, es posible que los procesos normales de cicatrización se vean deteriorados, y la herida puede volverse crónica. A menudo, las heridas crónicas se definen por la afección subyacente que previene la cicatrización, tales como úlceras venosas, úlceras arteriales, úlceras de pie diabético o úlceras por presión.

Cerrar

Valoración de la herida

Necrosis Si una herida presenta tejido muerto (necrótico), es un signo de que la herida no está cicatrizando normalmente. Obtenga más información acerca del debridamiento del tejido necrótico

A menudo, el tejido inflamatorio es de color negro o amarillo. Puede ser blando o puede formar una costra (escara). El tejido inflamatorio contiene bacterias, cuyo aumento puede provocar la infección de la herida.

Necrosis

 

Retirada del tejido necrótico (desbridamiento)

El tejido necrótico debe retirarse para favorecer la cicatrización de la herida. El desbridamiento puede ser quirúrgico, mecánico, enzimático, o puede lograrse complementando la capacidad natural del cuerpo para descomponerlo (desbridamiento autolítico). 


Elección del apósito

El proceso de desbridamiento autolítico se optimiza cuando la herida está en medio húmedo. Coloplast tiene una gama de apósitos que favorecen la cicatrización de heridas en ambiente húmedo. Los apósitos de hidrocoloide y los apósitos hidropoliméricos mantienen el medio húmedo de la herida y favorecen el proceso natural  de desbridamiento autolítico.


El hidrogel de alginato y CarboxiMetil Celulosa (CMC) es ideal para un desbridamiento autolítico respetuoso y efectivo en heridas con exudado leve y moderado, cuando se usa en combinación con un apósito hidropolimerico o hidrocoloide.

Cerrar
Piel periulceral La piel alrededor de una úlcera es vulnerable. Esto puede asociarse con la edad, la enfermedad subyacente, o la exposición de la piel a los exudados de la herida o a los adhesivos de los apósitos. Lea más acerca de la piel periulceral.

Maceración 

El exudado de las úlceras puede producir maceración, que consiste en el ablandamiento y la descomposición de la piel debido al contacto continuo con el exceso de humedad. La maceración puede dar lugar a la degradación de la piel y provocar el crecimiento de la úlcera o la creación de nuevas lesiones. El tejido macerado es de color blanco.

piel macerada


Eritema

El eritema es el enrojecimiento anormal de la piel provocado por la dilatación de los vasos sanguíneos. El enrojecimiento de la piel periulceral puede ser un signo de inflamación o infección de la herida. 


Piel frágil

A medida que envejecemos, la textura de la piel cambia y se hace más fina, más débil y menos protectora. Si una herida está rodeada de piel frágil, lo más probable es que los apósitos la irriten. Debe examinar la piel atentamente antes de decidir usar un apósito adhesivo o un apósito no-adhesivo.

 

piel frágil


Elección del apósito

La gama de apósitos hidropoliméricos e hidrocoloides de Coloplast ofrecen una absorción superior y propiedades de manejo del exudado para todos los tipos de lesiones cutáneas.

Si la herida está rodeada de piel frágil, un apósito con adhesivo de silicona como Biatain Silicone es una alternativa excelente, ya que puede usarse sobre la piel frágil y también sobre piel sana.

La piel sana  tiene una estructura suave y elástica. Con el tratamiento adecuado de la herida y el uso de apósitos con absorción superior, podemos prevenir el daño de este tipo de piel aplicando apósitos adhesivos hidropoliméricos.


Si la piel es muy frágil, considere usar un apósito no adhesivo.

Cerrar
Exudado de la herida Independientemente de si el exudado de la herida es leve, moderado o abundante, la absorción superior y el control eficaz del exudado son esenciales para una cicatrización óptima. Obtenga más información acerca del exudado de la herida

Referencias

1. White R and Cutting KF. British Journal of Nursing 2003;12(20):1186-1201

2. Adderly UJ. Wound Care, March 2010:15-20

3. Colwell JC et al. Wound Ostomy Continence Nursing 2011;38(5):541-53

4. Enoch B and Harding K. Wounds: A Compendium of Clinical Research and Practice 2003;15(7):213-29

5. Andersen et al. Ostomy/Wound Management 2002;(48)8:34-41

6. Thomas et al. http://www.dressings.org/TechnicalPublications/PDF/Coloplast-Dressings-Testing-2003-2004.pdf

7. White R and Cutting KF. http://www.worldwidewounds.com/2006/september/White/Modern-Exudate-Mgt.html

8. Romanelli et al. Exudate management made easy. Wounds International 2010;1(2).

En la fase inflamatoria de la cicatrización de la herida, los niveles de exudado son generalmente altos. Las heridas que no cicatrizan o crónicas a menudo se detienen en la fase inflamatoria y pueden producir grandes cantidades de exudado. El aumento de los niveles de exudado puede ser un síntoma de infección.

El exudado de la herida es un líquido compuesto de plasma, células sanguíneas y plaquetas. En su mayoría, el exudado de las heridas pasan de la sangre y/o sistema linfático al área de la herida, pero los glóbulos rojos y las plaquetas se filtran de los capilares lesionados. La composición y la viscosidad varían, de líquido plasmático fluido y transparente, a una secreción amarilla espesa que contiene altas concentraciones de glóbulos blancos y bacterias.

El exudado de la herida es un líquido compuesto de plasma, células sanguíneas y plaquetas. En su mayoría, el exudado de las heridas pasan de la sangre y/o sistema linfático al área de la herida, pero los glóbulos rojos y las plaquetas se filtran de los capilares lesionados. La composición y la viscosidad varían, de liquido plasmático fluido y transparente, a una secreción amarilla espesa que contiene altas concentraciones de glóbulos blancos y bacterias.


Cómo controlar el exudado

Si no se controla adecuadamente el exudado de la herida, puede haber fugas desde el apósito y producir la exposición de la piel periulceral a la humedad (1). Esto provoca la maceración por sobre-hidratación de la piel y, en última instancia, puede retrasar la cicatrización (2,3).

La maceración es un ablandamiento y descomposición de la piel causada por el contacto  con humedad excesiva. El tejido macerado tiene un aspecto blanco y la maceración puede hacer que la úlcera crezca o genere úlceras satélite.

 


Piel macerada (2,3)

  • Retraso en la cicatrización
  • Aumento del riesgo de infección
  • Aumento del riesgo de fricción
  • Puede producir agrandamiento de la herida

piel macerada

 

Por tanto, es muy importante que se retire el exceso de exudado de la herida con un apósito absorbente. (4)

El control del exudado, la retirada de tejido no viable mediante desbridamiento y el manejo de la carga bacteriana son parte de la preparación de un buen lecho ulceral. El apósito óptimo mantiene la herida húmeda y absorbe el exudado, reteniéndolo para prevenir la maceración.

 


Apósitos para heridas exudativas

Recomendamos la gama de apósitos hidropoliméricos, que ofrecen una absorción superior y una cicatrización más rápida (5,6) de las heridas con exudado leve a abundante. Los apósitos hidropoliméricos absorben de forma eficaz y retienen el exudado de la herida, asegurando  un equilibrio de humedad óptimo para la cicatrización de heridas exudativas. (7,8)

Cerrar
Infección de la herida Todas las heridas contienen bacterias, incluso las heridas que están cicatrizando normalmente. Pero si aumenta la carga bacteriana, se puede infectar la herida y retrasarse la cicatrización. Obtenga más información acerca del tratamiento de las heridas infectadas

Referencias

1. Jørgensen et al. International Wound Journal 2005;2(1):64-73

2. Münter et al. Journal of Wound Care 2006;15(5):199-206

3. Reitzel & Marburger. EWMA 2009

4. Ip et al. Antimicrobial activities of silver dressings: an in vitro comparison. Journal of Medical Microbiology 2006;(55):59-63.

5. Basterzi et al. In-vitro comparison of antimicrobial efficacy of various wound dressings. Wounds 2010; July.

6. Data on file (Independent laboratory testing performed by Wickham Laboratories).

7. Thomas et al. www.dressings.org/TechnicalPublications/PDF/ Coloplast-Dressings-Testing-2003-2004.pdf

Las heridas que no cicatrizan normalmente pueden tener un desequilibrio de carga bacteriana.

Los signos de aumento de carga bacteriana son uno o más de los siguientes:

  • Retraso o detenimiento de la cicatrización
  • Mal olor
  • Aumento del exudado de la herida
  • Tejido de granulación ausente/anormal/descolorido
  • Aumento del dolor en el lugar de la herida

herida infectada

 

Otros síntomas

Pueden surgir otros síntomas clínicos si la infección se extiende al tejido sano que rodea a la herida. Dependiendo del tipo de bacterias, el exudado de la herida puede tener un aspecto más similar al pus, y la piel periulceral puede estar más sensible, eritematosa o doler. El paciente también puede tener fiebre.

Por favor recuerde que las úlceras de pie diabético no siempre  presentan  los signos clásicos de infección local.

 

Apósitos para heridas infectadas o heridas con riesgo de infección

Si una herida está cicatrizando normalmente, es ideal un apósito de espuma con absorción superior como los apósitos hidropoliméricos con estructura alveolar. Si la herida está infectada o existe riesgo de infección, recomendamos apósitos de plata. Estos proporcionan absorción superior para una cicatrización más rápida de las heridas infectadas (1-7). Si la infección se está diseminando más allá de la herida, el apósito de plata debe combinarse con un tratamiento antibiótico sistémico a criterio de un médico.

Cerrar
Dolor de la herida Los estudios demuestran que más del 80% de los pacientes con heridas crónicas sienten dolor constante y la mitad de ellos definen el dolor como moderado a severo. (1-6) Dolor de la herida y opciones de manejo local del dolor

Referencias

1. Gottrup et al. Wound Repair and Regeneration 2008;16:616-26

2. Fogh et al. Wound Repair and Regeneration 2012;20:815-21

3. Palao I Domenech et al. Journal of Wound Care 2008;17(8):342-48

4. Woo et al. International Wound Journal 2008;5(2):205-215

5. Pieper et al. Ostomy Wound Management 1998;44:54–58&60–67

6. Nemeth et al. Ostomy Wound Management 2004;50:34–36

Muchos pacientes dicen que el dolor es el peor signo de tener una herida. El dolor persistente o crónico no sólo afecta la calidad de vida de los pacientes, sino también puede ser una barrera importante para la cicatrización de la lesión. A menudo, se subestiman las consecuencias de las heridas que duelen y no se tratan de la forma adecuada. 
El dolor en sí puede ser provocado por el daño del tejido (nociceptivo) o el daño nervioso (neuropático).

Dolor nociceptivo: depende del estímulo y generalmente es ocasionado por daño del tejido. El dolor se describe como corrosivo, sordo, pulsante y sensible. 

Dolor neuropático: ocurre espontáneamente como resultado de una lesión del tejido nervioso. Más probablemente el dolor se describa como ardor, escozor, fulgurante o punzante. 

 


Manejo del dolor de la herida 

Primero, trate las causas posibles del dolor, como infección de la herida (p. ej., mediante un apósito de plata) o edema no controlado.

El manejo local del dolor es un primer paso para controlar el dolor persistente de la herida y para los procedimientos dolorosos, como cambios de apósitos y desbridamiento.

Debe considerarse el tratamiento sistémico si el dolor no mejora con el manejo local.

herida dolorosa

 

Biatain Ibu, absorción superior para heridas dolorosas.

Biatain Ibu es el primer y único apósito que combina la cicatrización de la herida en ambiente húmedo con la liberación local de ibuprofeno (1-2). Biatain Ibu está indicado para la cicatrización de heridas exudativas en ambiente húmedo. Además, Biatain Ibu puede reducir el dolor provocado por el daño del tejido (dolor nociceptivo). La seguridad y el rendimiento de Biatain Ibu está respaldado por la evidencia científica más completa realizada sobre un apósito para heridas (ensayos clínicos aleatorizados) (1-3).

 

Consulte la Guía de valoración y cuidado de pacientes con heridas crónicas dolorosas

Cerrar

Casos Clínicos

Tratamiento de una úlcera vascular venosa Tratamiento de una úlcera vascular venosa Vea cómo el uso de los apósitos de espuma hidropoliméricos no adhesivos consiguieron una reducción del 95% del área de la úlcera después de un tratamiento de cuatro semanas en una úlcera venosa Lea más

Paciente

La paciente, una mujer de 85 años, tenía una úlcera venosa  en la parte lateral inferior de su pierna izquierda. La piel de la pierna era frágil. La úlcera había persistido durante cinco meses.

 

Tratamiento previo

Inicialmente, se había tratado la úlcera con apósitos de alginato y terapia de compresión durante diez semanas. La evolución de la úlcera con este tratamiento no era favorable.


Introducción del apósito hidropolímerico no adhesivo

Cuando la paciente comenzó el tratamiento con este apósito, el área de la úlcera era de 4,9 cm2 e incluía un 20% de tejido esfacelado y un 80% de tejido de granulación sano. Durante el periodo de tratamiento de cuatro semanas, se aplicó vendaje compresivo.


Esta fotografía muestra la úlcera en el momento del inicio del tratamiento (después de la limpieza):
La úlcera en la inclusión después de la limpieza.

El área de la úlcera se redujo después de 2 semanas de tratamiento:
El área de la úlcera se redujo en un 73% después de dos semanas de tratamiento.

El área de la úlcera se redujo en un 95% después de 4 semanas de tratamiento:
El área de la úlcera se redujo en un 95% después de cuatro semanas de tratamiento.

 

Conclusión

Durante el período de cuatro semanas de tratamiento, el apósito hidropolimérico alveolar no adhesivo:

  • Favoreció una reducción considerable del tamaño de la úlcera.
  • No presentó fugas de exudado ni maceración, incluso con terapia de compresión.
  • Minimizó las marcas de la presión.
  • Resultó cómodo y fácil de usar.
Cerrar
Tratamiento de una úlcera de pie diabético infectada Tratamiento de una úlcera de pie diabético infectada Vea cómo el tratamiento de una úlcera infectada con apósitos de plata no adhesivo y adhesivo previno la amputación del pie. Lea más

Paciente

Esta paciente sufría de insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, hipertensión arterial e insuficiencia venosa en ambas extremidades inferiores y enfermedad de Alzheimer.

 

Úlcera de pie

Durante cuatro meses, tuvo una úlcera de pie diabético en el pie derecho con eritema, edema, crepitación y calor en los tejidos circundantes. Después del examen de Cirugía Vascular, se informó a su familia que el tratamiento inmediato involucraría amputación supracondilar porque se trataba de un pie diabético de grado 4–5 según la escala de Wagner.
 

Introducción del apósito hidropolimérico alveolar con plata

La familia se opuso al tratamiento, y la paciente volvió a su hogar bajo el control del médico de familia y la atención ambulatoria de un servicio de enfermería en el domicilio. Se usaron apósitos de plata en combinación con desbridamiento y antibióticos locales.


Esta fotografía muestra la úlcera en el momento de la inclusión:
La úlcera en la inclusión.

Esta fotografía muestra la úlcera después de cuatro semanas de tratamiento:
La úlcera después de 5 semanas de tratamiento, primero con seasorb Ag y luego con Biatain Ag.

Aquí vemos la úlcera después de cuatro meses de tratamiento:
La úlcera después de 4 meses de tratamiento.

La úlcera estaba cerrada después de 10 meses de tratamiento:
Úlcera cerrada después de 10 meses de tratamiento.

 

Conclusión

El objetivo fijado era prevenir la amputación del pie, asegurar el bienestar y la comodidad de la paciente y de la familia. El método usado comenzó a dar frutos  siete días después de iniciado el tratamiento, con cambios visibles en la evolución de la herida. La herida se cerró diez meses después del inicio del tratamiento.



Consejos para la prevención, evaluación y tratamiento de las úlceras por presión disponibles en: Úlceras del pie diabético, prevención y tratamiento: Una guía rápida de Coloplast.

Cerrar
Tratamiento de una úlcera por presión en sacro grado III Tratamiento de una úlcera por presión en sacro grado III Vea cómo un mes de tratamiento de una úlcera por presión en sacro altamente exudativa con un apósito hiropolimérico alveolar con plata eliminó eficazmente los signos de infección local. Lea más

Paciente

La paciente era una mujer de 88 años de edad con una úlcera por presión en sacro grado III altamente exudativa. La úlcera había persistido durante dos meses siendo tratada previamente con productos para la cicatrización de heridas en ambiente húmedo.
 

La úlcera

La úlcera presentaba varios signos de infección local, mal olor y exudado profuso, con una pequeña cavitación en la parte superior y el 50% del lecho era tejido necrótico no sano.

La primera fotografía muestra la lesión por presión infectada altamente exudativa antes del tratamiento:

La úlcera al inicio del tratamiento.

Introducción del apósito hidropolimérico alveolar con plata

Se eliminó el olor después de una semana de tratamiento:

La úlcera después de una semana de tratamiento.

Esta fotografía muestra que el lecho de la herida está limpio y la cicatrización está progresando después de cuatro semanas de tratamiento:

La úlcera después de cuatro semanas de tratamiento.


Conclusión

Durante el periodo de tratamiento de un mes, se eliminaron eficazmente los signos de infección local y se favoreció la cicatrización de esta úlcera por presión en sacro exudativa. Se observó ausencia del mal olor y un significativo aumento del tejido de granulación sano después de la primera semana.


Consejos para la prevención, valoración y tratamiento de las úlceras por presión disponibles en:

Úlceras por presión: prevención y tratamiento: Una guía rápida de Coloplast

Cerrar

Testimonios

\ "Valoro las actividades en la red". Lea los testimonios

"Como especialista en heridas, valoro las actividades incluidas en la red de Coloplast,  usando parte de la información en nuestro sistema de aprendizaje interno. La orientación para la selección de apósitos es una herramienta práctica muy poderosa. El sitio web de evidencia nos respalda con la información científica que necesitamos para seleccionar el producto correcto”.

Jan Forster, Jefe de Enfermería, Wound Competence Center Bremen, Alemania

Cerrar
\ "Valoramos los módulos de aprendizaje" Lea los testimonios

“Valoramos los módulos de formación del programa S.A.F.E creados por Coloplast en Canadá. Los hemos usado para nuestros enfermeros en práctica avanzada y también para complementar algunas de las actividades de aprendizaje internas. Los temas cubiertos por los Doctores Sibbald y Laurie Goodman fueron muy claros y concisos. Siempre se les indica el sitio web de Coloplast a nuestros empleados para su propio aprendizaje autodirigido. Siempre que vienen enfermeros estudiantes a nuestra compañía para obtener experiencia clínica, también se les ofrece este sitio web y pueden usar los CD de S.A.F.E. que tenemos en nuestras instalaciones. Gracias nuevamente por todo el apoyo con nuestras necesidades educativas en curso”.

Theresa Henderson, RN, BScN, CWOCN, CETN, Presidente de Partners In Community Nursing, Canadá

Cerrar
Cerrar

Free sample - free shipping

Thank you for your order

Receipt

Vista versión desktop